Blog

Una de las primeras cosas en que nos fijamos al mirar a alguien es en su sonrisa, junto con la mirada, es la zona más importante de nuestro rostro y el cuidado de ésta dice mucho de cómo somos y cuáles son nuestros hábitos.

Por este motivo cada vez son más las personas que invierten en blanquear sus dientes ya que saben que una dentadura blanca aporta belleza e higiene. Hoy en día, podemos elegir entre dos tipos de tratamiento, el blanqueamiento con laser o con gel.

Blanqueamiento con láser

Este tipo de blanqueamiento es realizado por dentistas especializados mediante la inserción de gel con peróxido de hidrógeno, dicha introducción puede ser en la parte interna del diente o en la externa.

La más común de estas técnicas es la externa, ya que la interna solo se puede poner en práctica si el paciente ha recibido algún tratamiento en el conducto dental, por lo que ya dispone del acceso a la parte interna de la pieza dental.

Antes de proceder a con alguna de las dos, el especialista debe de asegurarse de que la boca del paciente está completamente sana, cualquier anomalía debe ser tratada antes de someterse al blanqueamiento, posteriormente debe hacer una evaluación para determinar cómo están de descoloridas las piezas y una limpieza bucal.

Una vez ya esté la zona completamente limpia, el dentista puede proceder a la parte externa, éste tomará medidas para la elaboración de moldes y se introducirá un gel con peróxido de hidrógeno.

En esta parte final es cuando se hace uso del láser para blanquear, por lo que cabe resaltar la importancia de unos moldes bien ajustados. Éstos son imprescindibles en este proceso, ya que su función principal es la protección de la dentadura frente a la potencia del láser.

De todos los tratamientos que hay en el mercado, el blanqueamiento con láser es el más efectivo y el que mejores resultados da en poco tiempo. Sin embargo, el precio del tratamiento es elevado en comparación con el resto y dependiendo del tipo de encías, tal vez sí se tenga que reducir la potencia del láser y hacerlo en más de una sesión.

Blanqueamiento con gel

Este tratamiento se puede realizar en casa, ya que el proceso es sencillo y no resulta agresivo para las encías. Consiste en aplicar un gel blanqueador dentro de una férula y ésta es introducida en la boca de 2 a 4 horas al día durante 15 días.

Normalmente se usa como técnica complementaria al láser para potenciar los resultados y como ayuda a una mayor duración. Este método es más económico, cómodo y accesible para obtenerlo, sin embargo, no es tan efectivo como el láser.

Si se realiza una combinación de ambos procesos, los resultados pueden llegar a ser muy duraderos, incluso más de 4 años, por lo que merece la pena toda esta inversión y en investigar dónde realizar el mejor blanqueamiento dental.

No obstante, se recomienda seguir unos hábitos de mantenimiento en el día a día, como la correcta y estricta higiene diária, el uso de colutorios bucales, evitar o reducir el consumo de tabaco o café y acudir dos veces al año al dentista para realizar una limpieza bucal.

19 May, 2016

¿Endodoncia o implante?

Hay un debate entre los odontólogos que ha trascendido a la población sobre si es mejor una endodoncia o un implante. En muchas ocasiones se dice que la endodoncia no… Leer más