Blog Consejos Dental Dientes Sanos Health Oral Prevención

¿Ha notado sangrado de encías o sangrado gingival mientras se cepilla los dientes? Es importante prestar atención a éstas señales, ya que éste no es un problema que deba ignorarse, pues podría ser un signo de problemas de salud oral y de las encías que necesitan atención.

Afortunadamente, es posible tratar el sagrado de encías sin tener que visitar a un dentista. La razón más común para el sangrado de las encías es la enfermedad de las encías. En su forma más leve (gingivitis) que comienza con una liguera hinchazón, enrojecimiento e irritación alrededor de las encías, pero a medida que se vuelve más avanzado (periodontitis) puede conducir a encías con sangre, abscesos dentales y pérdida de dientes.

Esto casi siempre es el resultado de una mala higiene oral. Las bacterias se acumulan entre los dientes y la encía cuando no existe una limpieza adecuada, y se forma una capa de placa dental que irrita la encía alrededor del diente y pueden hincharse a medida que el cuerpo trata de combatir las bacterias. Estas condiciones a menudo provocan que las encías sangren, especialmente cuando se agrava con un cepillo de dientes o hilo dental.

Existen otras condiciones que podrían causar que las encías sangren, incluyendo el estrés, cancer oral, Bruxismo (rechinamiento de dientes) o leucemia.

Sin embargo, estas causas son raras. Es más probable que las encías sangren debido a una mala higiene oral que conduce a la enfermedad de las encías.

Encías sensibles, doloridas o rojas

Es posible que las encías estén notablemente irritadas o rojas, y esté experimentando encías sensibles, o puede sentir un dolor en las encías alrededor de un diente.

Estos son signos de gingivitis, una forma leve de enfermedad gingival que tiende a tener como resultado encías inflamadas y enrojecidas que provoca el sangrado del tejido gingival, en especial cuando se utiliza el cepillo de dientes, hilo dental o se muerde algo duro como una manzana. Mejorar la salud de las encías puede ser suficiente para revertir estos síntomas antes de que las encías comiencen a sangrar.

Cepillarse los dientes durante dos minutos dos veces al día con pastas dentales de venta libre especiales para tratar la gingivitis suele ser remedio suficiente para tratar las encías inflamadas.

Mejorar la rutina de cuidado oral o cambiar el cepillo de dientes, a menudo hace que las encías comiencen a sangrar al cepillarse. Posiblemente esté haciendo un mejor trabajo eliminando la placa, pero está irritando las encías al mismo tiempo. Por lo que se necesita un poco de tiempo para acostumbrar a la boca a los nuevos hábitos y ver si el sangrado se reduce.

Si sus encías son particularmente sensibles, simplemente comer alimentos puede ser suficiente para hacer que sangren – especialmente si los alimentos son duros o crujientes.

Otra posible razón para el sangrado de encías inflamadas o hinchadas, es que algún alimento se haya quedado atascado entre los dientes. Por lo que se aconseja el uso rutinario del hilo dental. Si no puede desalojar ningún alimento con el hilo dental, entonces pídale a su dentista que lo revise.

Si nota principalmente que las encías sangran por la noche, podría tratarse de un problema de bruxismo (rechinamiento de dientes).

Si nota que las encías sangran al azar, no solo cuando se cepilla o cuando se come, es probablemente una señal de que sus dientes necesitan una limpieza adecuada en el dentista antes de desarrollar una enfermedad grave de las encías.

Aquí mencionamos ciertos hábitos para una mejor higiene bucal y encías sanas:

  • Cepillarse los dientes al menos dos veces al día; idealmente por la mañana y por la noche
  • Cepillarse durante dos minutos
  • Reemplazar el cepillo cada 3 meses
  • Utilizar hilo dental diariamente
  • Usar enjuague bucal antibacteriano para enjuagar
  • Chequeos dentales al menos una vez al año

 

29 Oct, 2015

Odontología y ronquidos

Los ronquidos, que afectan a casi la mitad de los adultos, son una molestia considerable para las personas que conviven con el roncador. Pero detrás del ronquido puede esconderse una… Leer más