Clinica Dental en Barcelona

Entrada: Corrección de mordida en adultos: más vale tarde que nunca

Es importante entender que nada te impide, ya de adulto, corregir defectos de tu sonrisa que aún no te permiten sonreír abierta y naturalmente. ¡Lo principal ahora es actuar! 

 

¿Por qué es importante corregir una sobremordida a cualquier edad?

 

No siempre el problema estético de los dientes irregulares se convierte en el principal y único motivo de visita al ortodoncista.

La curvatura de la dentición puede provocar la aparición de diversos problemas funcionales que requieren un tratamiento inmediato, como periodontitis, trastornos del habla, bruxismo, dolores de cabeza persistentes o chasquidos en la articulación temporomandibular al masticar.

 

Debido al cierre inadecuado de las mandíbulas superior e inferior, los dientes están sujetos a una mayor abrasión, los alimentos no se mastican bien. Esto afecta negativamente el trabajo del tracto gastrointestinal.

 

Además, una mordida incorrecta no permite una higiene bucal de calidad en casa: la placa se acumula en las zonas problemáticas, lo que tarde o temprano provocará sarro o caries.

 

Si necesitas un implante o una prótesis en el futuro, tu médico te recomendará que primero te sometas a un tratamiento de ortodoncia.Con una mordida incorrecta, las coronas y los implantes no durarán mucho, lo que significa que el dinero gastado en el tratamiento se desperdiciará.

 

Sí, y no tendrá un efecto positivo en tu salud. Por lo tanto, no dejes pasar la visita al ortodoncista, sobre todo porque la odontología moderna tiene todas las herramientas necesarias para que tus dientes sean parejos y bonitos, independientemente de tu edad.

 

Tipos de maloclusión en adultos

 

La mordida correcta se caracteriza por un cierre claro y apretado de los maxilares superior e inferior, mientras que los incisivos superiores se superponen a los inferiores en 1/3.

La posición de los dientes es uniforme, los incisivos frontales están ubicados estrictamente en el centro. No debe haber huecos, espacios interdentales, astillas, giros, apiñamientos. Cualquier desviación de la norma es una maloclusión que debe ser tratada.

 

Tipos de maloclusión:

  • Mordida distal


Formada como resultado del subdesarrollo de la mandíbula inferior o del desarrollo excesivo de la superior. Al cerrar la dentición, los incisivos superiores sobresalen significativamente hacia adelante.

 

La mordida distal es visible a simple vista: en una persona, las proporciones de la cara son diferentes, el mentón se ve pequeño.Además, tal mordida perjudica las funciones de masticar, tragar y es la causa de la aparición de ceceo y otras anomalías de la terapia del habla.

 

  • Mordida inferior 

 

La característica principal es el desarrollo excesivo de la mandíbula inferior, como resultado de lo cual los dientes de la fila inferior sobresalen significativamente hacia adelante en relación con los superiores.

 

Los dientes anteriores con tal anomalía de mordida casi nunca se tocan, y los dientes de masticación no se cierran correctamente. Un mentón voluminoso y poco atractivo es lo que diferencia a una persona con una sobremordida de la multitud.

 

A pesar de que esta anomalía pertenece a la categoría de las complejas, incluso en la edad adulta, con un tratamiento de alta calidad, se pueden lograr buenos resultados.Lo principal es tener paciencia y fijarse un objetivo claro.

  • Mordida cruzada


Se caracteriza por un desarrollo débil de uno de los lados de cualquiera de los maxilares, como resultado de lo cual el maxilar inferior se desplaza hacia la derecha o hacia la izquierda.

 

Asimetría pronunciada de la cara, dolor al abrir la boca, disfunción de la articulación temporomandibular, enfermedad periodontal crónica: estas son solo una pequeña parte de las consecuencias de una mordida cruzada que afectan negativamente la salud y la calidad de vida de una persona.

 

  • Mordida abierta


Diagnosticada por la ausencia de cierre de los maxilares en la zona de los dientes frontales y en ocasiones laterales. Una boca constantemente entreabierta y la falta de contacto entre los dientes superiores e inferiores provocan violaciones de la función de masticar, respirar, tragar, diversos trastornos del habla, sequedad y dolor de garganta.

 

En algunos casos, el tratamiento de una mordida abierta requiere la participación de varios especialistas a la vez, entre los que, además de los ortodoncistas, puede haber cirujanos, otorrinolaringólogos y logopedas.

 

  • Mordida profunda


Con esta anomalía de la mordida, los incisivos de la fila superior superponen a los inferiores en más de 1/3. Hay varias etapas de la mordida profunda.

 

El último de ellos, en el que los dientes inferiores están constantemente en contacto con la mucosa del paladar y las encías, dando lugar al desarrollo de gingivitis crónica, estomatitis o periodontitis, es el más traumático e intratable.

 

Es difícil para una persona con una mordida profunda morder y masticar alimentos, y habla de manera muy ininteligible, como si hablara entre dientes.

 

Seguramente ya has realizado un examen frente al espejo y puedes tener una idea sobre tu tipo de mordida. Recuerda que en Roig Espona nos gusta cuidar de tu sonrisa e informarte sobre temas preventivos del cuidado bucodental. ¡Visítanos!    

 

Noticias Relacionadas