Blog

Muchos pacientes, después de realizarse una endodoncia, sufren dolor al morder o masticar. Así que, si tu eres uno de ellos, no te preocupes, es completamente normal. En este artículo vamos a explicar el porqué de este dolor tras este tratamiento odontólogo.  

 

¿Qué es exactamente una endodoncia?

 

Una endodoncia es una intervención odontológica que nos permite reparar piezas bucales muy dañadas por caries o infecciones. A todo aquel diente que se vea muy perjudicado pero que se considere que puede ser reparado, se le realizará una endodoncia.

 

¿Qué tipo de dolor sentimos cuando una caries o infección llega hasta nuestro nervio?

Este tipo de dolor suele caracterizarse por ser de sensación punzante, fuerte y que puede aumentar con los cambios de temperatura, así como cuándo comemos o bebemos cosas frías o demasiado calientes.

 

Para este tipo de situaciones, normalmente se soluciona con una endodoncia. Este tratamiento, que ya hemos explicado en el apartado anterior, es bastante largo y consta de distintas fases: Primeramente en la eliminación del nervio o pulpa dental, posteriormente se realiza un reemplazo de los nervios por un material biocompatible y, como último paso, se realiza la reconstrucción del diente.

 

¿Por qué puede doler un diente tras realizar una endodoncia?

 

Como ya hemos mencionado más arriba, es posible que un paciente se queje de dolores tras haberse realizado una endodoncia. Estas molestias pueden provenir de una importante inflamación de los tejidos de alrededor del ápice del diente después del tratamiento, y podría prolongarse algunos días hasta desaparecer.

 

Las principales causas de dicha inflamación bucal, podrían darse debido a los productos desinfectantes utilizados durante la intervención de la endodoncia, al tratamiento de los conductos y al cemento que tiene la función de sellar dichos conductos con la gutapercha que puede sobresalir un poco del ápice del diente.

 

Para poder combatir estas molestias bucales debidas a la endodoncia, es recomendable tomar medicamentos, así como antiinflamatorios o medicamentos contra el dolor, para poder minimizar este malestar y poder seguir con nuestro día a día de forma regular.

 

Aún y así, el posible dolor tras haberse realizado una endodoncia, no es demasiado preocupante ni impide al post-paciente a seguir con su vida normal, ya que no deja de ser una molestia debida a un poco de inflamación. Por esta razón, si te encuentras con problemas de salud bucal, no tengas miedo a realizarte una endodoncia, ya que es muy poco invasiva.

 

¡Pide ya cita en nuestra clínica Dentes y deja que uno de nuestros dentistas te recomiende el mejor tratamiento!