Blog

Las muelas de juicio, esas temidas piezas dentales que aparecen de forma casi improvisada durante la edad adulta y que ocasionan mucho dolor e incomodidad en todas las personas que comienzan a sentir que la muela de juicio rompe la encía.

¿Qué son las muelas de juicio?

Las muelas de juicio son los últimos molares que aparecen en la edad adulta y que se ubican en cada lado de los maxilares. En total son cuatro piezas, dos en la parte superior de la dentadura, y dos la parte inferior. Suelen aparecer en las edades comprendidas entre los 16 y 20 años, aunque en algunos casos puede que aparezcan incluso más tarde de los 20 años.

¿Por qué duelen tanto las muelas de juicio?

Debemos considerar que estos molares aparecen mucho después en la boca y esta ya tiene la dentadura definitiva completa. El primer problema de las muelas de juicio es que no hay suficiente espacio en la boca para que estas queden en una buena posición.

Es aquí donde surge el verdadero problema, ya que al no tener espacio para acomodarse entre la dentadura, las muelas de juicio quedan atrapadas por los otros dientes o incluso por el mismo hueso debajo del tejido gingival, esto a su vez comienza a provocar incomodidad que poco a poco se va convirtiendo en dolor al estar el tejido hinchado por la presión constante de las muelas de juicio intentando hacerse un sitio entre la dentadura.

Esta hinchazón no remite hasta que la muelas de juicio son extraídas, aunque se puede aliviar momentáneamente con medicamentos recetados por su odontólogo. Con o sin dolor, en cualquier caso lo ideal es extraer las muelas de juicio para evitar futuras dolencias, complicaciones y deformaciones en la mordida, aunque no siempre es necesario extraer las muelas de juicio.

Si el paciente tiene espacio suficiente para que las muelas del juicio puedan acomodarse sin generar presión en el resto de las piezas, entonces no será necesaria la extracción.

Consejos para ayudar a aliviar el dolor de las muelas de juicio

El dolor de muelas es una situación muy desagradable para cualquier persona, incluso aunque las piezas no sean las de juicio, casi siempre el dolor es similar cuando se trata de un dolor de muelas. En algunos casos el dolor puede ir acompañado de sensibilidad dental, lo cual hace incluso peor las molestias al masticar.

Las muelas de juicio pueden ocasionar intensos dolores en la zona maxilar y extenderse por toda la cara, provanco hinchazón en la mayoría de los casos, y así hasta que acaben por erupcionar. Cuando comienzan las molestias por las muelas del juicio lo más recomendable es acudir desde el primer momento a revisión, pero mientras tanto existen métodos sin riesgo que pueden ayudarte a disminuir el dolor.

Masticar chicle ayuda a masajear la zona afectada, también ayuda preparar un enjuague bucal con agua caliente y un poco de sal. Como ayuda extra, algunos fármacos que se pueden comprar sin receta como el acetaminofén, son bastante efectivos para combatir los dolores y molestias.

De cualquier forma, la mejor solución vendrá de la mano de vuestro dentista de confianza.

En Dentes, nuestra clínica dental en Barcelona, nuestros profesionales se encargaran de realizarte una evaluación completa para brindarte la mejor solución a tu caso en particular. No olvides concertar tu cita en Dentes, tu clínica de confianza en Barcelona.

 

25 Feb, 2016

Bruxismo

Debido al ritmo de vida actual, muchas personas sufren de estrés y una manera de eliminarlo es el apretamiento o rechinamiento de dientes, también conocido como bruxismo. El bruxismo es… Leer más
Pide Cita