Blog

En Dentes sabemos que la endodoncia es una especialidad de la odontología que permite salvar muchas piezas dentales. La eficacia de esta práctica y de los tratamientos de conducto es indiscutible. El número de casos resueltos con éxito, es como mínimo igual al de los implantes dentales, y está por encima del 90%. Entonces, ¿por qué existen tantos casos en los que se considera preferible la extracción dental frente a los tratamientos de conducto? ¿Cuál sería el procedimiento ideal para una endodoncia efectiva? ¿Cuanto cuesta una endodoncia? Es difícil de explicar, pero trataremos de hacerlo.

Procedimiento para una endodoncia efectiva

El procedimiento para realizar una endodoncia efectiva requiere de varias fases a seguir. Todas estas son de obligado cumplimiento para conseguir unos resultados finales duraderos.

En primer lugar, se realiza un diagnóstico del estado de la dentadura y la pieza afectada. Se suele hacer una serie de preguntas previas al paciente por parte del profesional endodoncista. Además de las preguntas que ayudan a hacer un buen diagnóstico, también se hacen diferentes análisis como radiografías para analizar al detalle el estado del diente afectado.

Una vez hecho el diagnóstico y se haya verificado que no existe inflamación ni infección, se pasa a la acción. Para evitar y minimizar al máximo el dolor se empieza por aplicar anestesia en la zona local afectada.

Cuando la anestesia ya esté haciendo su efecto entonces será el turno del endodoncista para aislar el diente. Empezará con el proceso de agujereado en la corona para así poder extraer la pulpa infectada. Llegados a este punto, el profesional odontólogo pasará a limpiar los conductos y sellarlos.

Puede que el tratamiento se realice en más de una sesión para obtener óptimos resultados. Además, no todo termina aquí. Después del tratamiento se hará un control y seguimiento para supervisar la evolución del diente.

Buenas prácticas de la endodoncia

Cuando un diente requiere un tratamiento de conducto, es decir cuando la lesión provocada por una caries ha afectado a la pulpa dental, no hay más alternativa que salvar la pieza dental con el tratamiento de conducto para evitar que la infección llegue hasta la estructura ósea Se debe actuar con eficacia y atención. Y para hacerlo es necesaria una preparación e indumentaria adecuada. De hecho, la endodoncia es una especialidad de la odontología y para convertirte en especialista la European Society of Endodontology exige un proceso de formación específico de tres años a tiempo completo.

Además, hay que invertir en un instrumental que permita afrontar algunas de las situaciones complejas a las que hay que enfrentarse como radiografía en 3D, magnificación, motores de instrumentación rotatoria, equipos de ultrasonidos específicos, etc.

Por otro lado, los instrumentos más usado en la endodoncia, las “limas”, han evolucionado enormemente, minimizando los riesgos, aumentando su eficacia y eficiencia pero tienen un coste elevado y deben ser de un solo uso. Un solo uso por eficiencia, riesgo de fracturas de instrumento y de infecciones cruzadas.

Con todo este equipamiento y la formación recibida, un profesional no puede en casi ningún caso, realizar este tratamiento en tiempos inferiores a los 45 minutos. Muchas veces se necesitan dos sesiones para completarlo. Así pues, si no se cumplen todo estos requisitos anteriormente mencionados es lógico esperar que los porcentajes de éxito bajen.

¿Por qué hay casos en los que se prefiere la extracción dental?

En Dentes, somos conscientes de que algunos profesionales de la cirugía estética dental pueden obtener unos resultados más deficientes. Esto se traduce en unos porcentajes de éxito del 60 al 70%. El problema de estas prácticas mediocres es que al final muchos pacientes entienden el fracaso como algo natural en estos tratamientos. En la mayoría de los casos estos profesionales renuncian a la formación específica, evitan el uso de tecnología de última generación y reutilizan los instrumentos muchas veces para abaratar los costes.

Es por estas prácticas que llega un momento en que ellos mismos se convencen de que la endodoncia no es efectiva. Esta es la razón por la que prefieren realizar extracciones de piezas dentales y poner implantes. Al no valorar la endodoncia, no invierten en formación y material. Esto repercute de manera directa en los pacientes y en la confianza que ellos depositen en el trabajo del profesional que les atienda.

El precio de salvar un diente de la extracción

Una de las muchas preguntas que se hace un paciente respeto a los tratamientos de endodoncia es cuanto cuesta una endodoncia. La verdad es que el precio depende de varios factores, por lo que cada paciente es un caso diferente.  

Antes de realizar un tratamiento deberemos tomar en cuenta, en primer lugar, el tipo de diente que requiere de endodoncia y fijarnos en cuántos conductos dispone. En este caso, distinguimos entre endodoncia unirradicular, la birradicular y la multirradicular. La primera es la más económica ya que requiere de menos tiempo y menos conducto pulpar. el multirradicular es el que requiere de mayor inversión ya que dispone de más de 2 raíces y necesita tres o más conductos pulpares.

Este es el procedimiento a seguir para obtener un resultado de endodoncia duradero, ya que así va a poder durar toda la vida. Sin embargo, muchos profesionales no siguen el proceso al pie de la letra y hacen de la endodoncia un tratamiento poco efectivo. Podríamos decir que un tratamiento de conducto no es esta, está muy lejos de la estética dental que nos muestran en las redes sociales.

Desde Clínica dental Dentes trabajamos día a día para conseguir los mejores resultados de la mano de nuestros profesionales de la estética dental, con la finalidad de obtener un índice de éxito mayor en paciente tras paciente.