Blog

La higiene bucal es un hábito que se debe tener muy en cuenta, pero no le damos la importancia que se merece. Si queremos que esa higiene sea de lo más efectiva, las tres acciones diarias que nunca deben faltar son el cepillado, el enjuagado y el repaso con el hilo dental.

Si hacemos estos tres pasos correctamente, nos podríamos ahorrar pasar ciertas enfermedades dentales y muchas visitas al dentistas, entre otros dolores de cabeza. A continuación, te explicamos las más comunes.

Caries

La caries es una afección causada por bacterias que generan ácidos al digerir azúcares obtenidos de aquellos restos de alimentos que no han sido limpiados adecuadamente y, éstos disuelven los minerales de los que se componen los dientes.

Síntomas

Pese a que algunos de los síntomas son muy evidentes, es la enfermedad que más dejamos avanzar sin prestar demasiada atención. Esto quizás se deba a que hay otros síntomas que son menos conocidos o que pasan más inadvertidos, sobretodo en los inicios del problema. Éstas son todas las señales:

  1. Molestia o dolor
  2. Rotura o pérdida de la pieza dental
  3. Mal aliento
  4. Sensibilidad dental
  5. Dientes más amarillentos
  6. Sangrado al lavarse los dientes o al usar el hilo dental
  7. Flemón alrededor del diente afectado
  8. Agujeros muy pequeños en la pieza dental

Tratamiento

El procedimiento dependerá de la gravedad del problema. El más habitual y deseable es la obturación, más conocido como “empaste”, éste se realiza utilizando resinas compuestas, o composites dentales, que perfectamente imitan el color de la pieza dental.

Sin embargo, cuando el problema está más avanzado y ya empieza a afectar al nervio, hay que recurrir a la endodoncia, también conocida como “matar el nervio”, es un proceso que consiste en vaciar y limpiar el interior de la cavidad pulpar.

Pero cuando la enfermedad está en su estado más extremo, no queda otra que hacer una extracción y sustitución con un implante dental, donde se colocará un puente fijo o una prótesis dental. Todo esto es debido a que en ese estado ya no queda suficiente diente para someterlo a ningún tratamiento.

Gingivitis

Es una enfermedad bucal generada por bacterias que provocan la inflamación y sangrado de las encías. Ésta es generalmente causada por restos de alimentos que están atrapados entre las piezas dentales y la acumulación de dichas bacterias en los depósitos de placa en los dientes. Toda esa acumulación queda visible con la aparición de sarro entre los dientes desencadenando dicha inflamación y sangrado.

Causas y factores riesgo

Las causas de esta afección son diversas, siendo la falta de higiene bucal la más frecuente. Sin embargo, éstas otras también son bastante habituales y pueden suponer un factor de riesgo para quienes se identifiquen con alguno de aspectos:  

  • Tabaco
  • Edad Avanzada
  • Enfermedades o tratamientos que afectan al sistema inmunitario como el VIH, la leucemia o la quimioterapia.
  • Ciertos medicamentos como los utilizados para combatir la epilepsia o la angina de pecho.
  • Cambios hormonales relacionados con el embarazo o el ciclo menstrual
  • Genética
  • Infecciones virales o por hongos
  • Dientes mal alineados
  • Diabetes mal controlada

Síntomas

Afortunadamente, sus síntomas son más visibles que otras enfermedades, ya que suelen ser visibles. Para su detección hay que tener en cuenta primero el aspecto de unas encías sanas, éstas se ven firmes y bien sujetas a los dientes, además presentan un color rosa pálido. Cuando se padece una gingivitis, el aspecto y sus síntomas son los siguientes:

  • Encías hinchadas
  • Sarro entre los dientes
  • Coloración rojiza alrededor del diente
  • Piezas dentales amarillentas
  • Sangrado al cepillarse los dientes o al usar el hilo dental
  • Sensibilidad dental
  • Encías retraídas
  • Mal aliento

Tratamiento

Esta es otra enfermedad de las más habituales y la más fácil de tratar, pero conviene tomarla muy en serio, ya que es la fase inicial de la enfermedad periodontal cuya gravedad puede provocar la pérdida de la pieza dental o daños irreversibles en la mandíbula.

Pero como se ha mencionado anteriormente, es de fácil solución si la detección es temprana, simplemente se requiere de hacer una limpieza bucodental realizado por un profesional para eliminar ese sarro que genera todo ese mal. Dicha limpieza debe incluir:

  • Ultrasonidos para erradicar el sarro.
  • Pasta de profilaxis para eliminar las manchas amarillentas, mejorar la limpieza  y aumentar los niveles de flúor.
  • Tiras interproximales para que la higiene sea aún más efectiva en los espacios interdentales.

Periodontitis

Es la fase más avanzada de la enfermedad de las encías y no ha sido tratada en sus inicios (gingivitis). Una vez se llega a este punto, ya no tiene curación y desencadenará en la pérdida definitiva de las piezas dentales.

Este desenlace también se produce de forma progresiva, y es que la acumulación de placa bacteriana es tal, que entra en contacto con los tejidos internos y finalmente a los huesos de los dientes. Este contacto es lo que produce la pérdida de soporte del diente y su caída.

Esta afección es más común de lo que nos pensamos, ya que es la principal causa por la que adultos y gente de edad avanzada se les caen las piezas dentales. No obstante, éste no afecta a niños, pero sí empieza surgir su etapa inicial, conocida como gingivitis, durante la adolescencia. Un momento decisivo para empezar a tomar precauciones y evitar su desarrollo.

Síntomas

Los síntomas de la periodontitis son los mismos que la gingivitis, pero presenta ciertos añadidos muy visibles en las encías. Son los siguientes:

  • Dientes más largos debido al contacto de la placa bacteriana con los tejidos. La consecuencia de esto es la eliminación progresiva de las encías y parezca que éstos son más largos.
  • Incremento del mal aliento y el sabor de boca que se inició durante la gingivitis.
  • Movilidad y desplazamiento de los dientes a causa de la pérdida de las encías y parte del soporte de la pieza. Todo esto lleva una falta de firmeza que facilita su movilidad y desplazamiento. El resultado es la malposición dental, un aumento de espacio entre los dientes y, finalmente, la caída del diente por su extrema movilidad.

Tratamiento

Como ya hemos mencionado anteriormente, no presenta curación. Las únicas dos soluciones son la básica y la regenerativa. La primera consiste en hacer una limpieza a fondo a toda la boca, bajo anestesia local, de esta forma se puede eliminar parte de la infección existente e impedir el avance de la enfermedad.

Pero si estamos ante la inminente caída de la pieza, se requerirá del método regenerativo, una pequeña intervención quirúrgica, también con anestesia local, donde se intentará recomponer el diente en la medida de lo posible.

Bruxismo

Más que una enfermedad, el bruxismo es un hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes mientras el paciente está profundamente dormido. La consecuencia de este acto es la dolencia o aflojamiento de las piezas dentales, llegando a la pulverización y desmoronamiento del diente. Además del daño que genera a las piezas dentales también causa problemas y fuertes dolencias en la articulación temporomandibular.

Síntomas

Como ya se ha mencionado, estamos hablando de un hábito inconsciente. No obstante, tenemos que ser observadores, ya que si se sufre, puede que de vez en cuando notemos molestias en la mandíbula por las mañanas o ir viendo que nuestros dientes se ven cada vez más desgastados. Sin embargo, el diagnóstico más efectivo viene por parte de aquellas personas que duerman con el paciente, ya que ellos sí que lo pueden oír.

Tratamiento

No hay una cura ante este problema, ya que su origen reside en los nervios de quien lo padece. Para evitar el desgaste en los dientes, se le recomienda el uso de unas férulas o fundas de plástico para dormir, éstas serán elaboradas por un profesional y adaptadas a la dentadura del paciente.

Además, también de llevar una vida lo más relajada posible, ya que se cree que la principal causa es el estrés. Si has sido diagnosticado con este problema, te recordamos que disponemos de una oferta especial de férulas dentales para solucionar tu malestar.

 

Espero que toda esta información haya sido de utilidad y si crees que podrías padecer alguna de estas afecciones, no dudes en visitar nuestra clínica odontológica en Barcelona, serás asesorado por nuestros profesionales y te brindarán la ayuda que necesites

30 Ago, 2019

Cuidado de los dientes en adultos

A medida que pasa el tiempo los dientes se deterioran más fácilmente, por eso las personas mayores tienen más posibilidades de coger algún tipo de infección bucodental. Para que eso… Leer más