Blog

La demanda de estética dental en las consultas dentales se ha incrementado mucho en los últimos tiempos. Así pues, un 45% de las personas lo primero que observa en el rostro es la sonrisa, y por esto, es fácil de comprender que la gente desee mejorar su aspecto y acuda a un consultorio dental.

Tener una sonrisa agradable ayuda a causar una buena primera impresión, y esto es fundamental en la actual sociedad de la imagen. Pero recordemos que, una buena sonrisa nos ayudará a mejorar nuestra imagen y autoestima pero conseguirla tiene un coste que va más allá del económico ya que están en juego estructuras biológicas. Por ello, hay que reflexionar bien antes de someterse a un tratamiento de estética dental.

Antes de iniciar la planificación de la “nueva sonrisa”, es esencial analizar por qué la sonrisa actual no nos gusta. Es importante determinar si esa sonrisa siempre ha tenido una estética inadecuada, o bien ha sufrido un deterioro producto del desgaste excesivo. Sin ese análisis, corremos el serio riesgo de que el arreglo dure poco y además provoque daños al paciente. Por lo tanto, es un error iniciar el tratamiento sin antes estudiar bien el caso.

El estudio de este cambio de la estética dental debe hacerse con la información suficiente, debe incluir fotografías, modelos de yeso y radiografías. Disponer de fotografías de años atrás puede ser también de gran ayuda. Se debe explorar bien la boca del paciente, pues nada se podrá hacer sin antes eliminar las posibles infecciones o inflamaciones que puedan estar afectando a los diente y a las encías.

Una vez eliminada la infección en su totalidad podremos empezar a trabajar en la estética dental y planificar la rehabilitación de la sonrisa. Dando el presupuesto o presupuestos, si hay varias opciones.

Conseguir la sonrisa estética implica, además del coste económico, un coste biológico. Es importante tratar de minimizar ese coste biológico, utilizando técnicas mínimamente invasivas, a la vez que medios contrastados.

Afortunadamente la evolución de los materiales y técnicas nos permite ser extraordinariamente conservadores en muchos casos, con un mínimo de agresión a los dientes y a las encías. No obstante, el problema es que la mejora de las técnicas se acompaña de una mayor exigencia en los resultados estéticos, y que a su vez obliga de nuevo a ser más intervencionistas para conseguir ese alto resultado estético.

Es importante que en nuestro consultorio dental tengan una “maqueta” de cómo va a quedar la sonrisa antes de empezar, para saber si realmente es eso lo que queremos. Con los nuevos materiales y tecnologías digitales a nuestro alcance, podemos anticipar con bastante precisión el resultado final a conseguir.

Para conseguir un resultado final óptimo, muchas veces se requerirá del concurso de más de un profesional, pues es difícil que una sola persona sepa manejar bien todas las técnicas. Por ello, debemos tratar de buscar equipos de personas, con formación específica en el ámbito de la rehabilitación oral, y con perfiles complementarios que permitan analizar bien los defectos de la sonrisa actual, planificar la nueva sonrisa y alcanzar el nivel de excelencia que los estándares actuales permiten.

Es por esto que Dentes, como consultorio dental capacitado y de confianza, te ofrecemos tratamientos individualizados para que puedas mejorar tu estética bucodental gracias a nuestros profesionales.