Blog Consejos Dientes Sanos Prevención

Los padres que padecen diversas enfermedades dentales de las encías a menudo se preguntan si los problemas dentales pueden transmitirse a sus hijos. ¿La genética afecta los dientes, así como la altura, el color de los ojos y el cabello y las características faciales de un niño? ¿Qué hacer en una situación en la que los padres tienen una serie de problemas dentales y temen que puedan transmitirse a sus hijos? 

 

¿Qué se puede transmitir genéticamente?

 

La mayoría de las patologías de la dentición no se heredan de padres a hijos. Pero hay características que pueden transmitirse genéticamente y, en última instancia, afectar la salud de los dientes y las encías. Lo que se transmite genéticamente:

 

  • Grosor y color del esmalte dental.
  • La forma de los dientes.
  • Morder.
  • Intervalos de tiempo de erupción de leche y muelas.
  • Composición de la saliva.
  • Microflora oral.

 

Junto con las características enumeradas, el niño se transmite genéticamente y la predisposición a una serie de enfermedades dentales. Pero no hay nada de malo en eso. El cuidado adecuado de los dientes y las encías desde una edad temprana ayudará a evitar el desarrollo de diversas patologías dentales.

La estructura de las unidades dentales

 

El esmalte dental delgado y fisuras profundas, aumentan la probabilidad de desarrollar caries temprana. En este caso, el esmalte necesita ser protegido y fortalecido. Esto se puede hacer siguiendo una serie de procedimientos:

 

  • Cuidado bucal regular de calidad.
  • Llevar a cabo el procedimiento de remineralización, es decir, fortalecer el esmalte con agentes que contienen flúor.
  • Sellado de fisuras: cierre de ranuras profundas en los dientes de masticación con material de relleno.

La composición de la saliva

 

La salud de la dentición también se ve afectada por la composición de la saliva, que puede ser hereditaria. La saliva contiene componentes minerales y orgánicos. Si, por ejemplo, la saliva contiene cantidades insuficientes de oligosacáridos, aumentará la población de microflora patógena en la cavidad oral.

 

En consecuencia, aumentará la probabilidad de desarrollar caries. Para evitar esto, es necesario cepillarse los dientes al menos dos veces al día, así como usar hilo dental para los espacios interdentales y enjuague bucal. 

 

La saliva también contiene inmunoglobulina A, que tiene un efecto antibacteriano. Su mayor concentración protege el esmalte dental de las bacterias que provocan el desarrollo de caries.

 

Por lo tanto, la composición de la saliva juega un papel importante en la salud bucal. Puede cambiar la composición de la saliva con la ayuda de una dieta y un cuidado higiénico seleccionado adecuadamente para los dientes y las encías.

 

Morder

 

La mordida patológica puede causar apiñamiento de la dentición, distribución desigual de la carga en las unidades dentales. El primero puede conducir a la inflamación del periodonto y al desarrollo de caries, el segundo puede causar una rápida destrucción de las unidades dentales.

 

La predisposición genética se detecta en aproximadamente la mitad de los casos de estructura anormal del sistema dentoalveolar. Otros casos pueden deberse a:

 

  • Malos hábitos (chuparse los dedos, etc.).
  • El hábito de dormir en una posición, especialmente con las manos debajo de la mejilla.
  • Alimentación artificial.
  • Postura rota.
  • Falta de calcio y otros oligoelementos útiles en el cuerpo del bebé.

 

En la prevención del desarrollo de la maloclusión es muy importante el papel de los padres, quienes deben prestar mucha atención al sistema dental del niño y la presencia de factores que provocan el desarrollo de anomalías desde una edad temprana. 

 

Importancia de la prevención

 

El niño copia inconscientemente los hábitos y el comportamiento de sus padres. Si los padres no se cepillan los dientes, no comen adecuadamente, el niño considerará que esto es la norma y repetirá después de la generación anterior. En este caso, no tanto la genética como la forma de vida de una persona y sus hábitos serán los culpables del desarrollo de patologías dentoalveolares.

 

La inmunidad debilitada, la nutrición desequilibrada afectan los tejidos duros de las unidades dentales mucho más que la predisposición genética.

 

Los padres desde el primer diente deben vigilar la cavidad bucal del bebé, asegurando una correcta higiene de los dientes y las encías. Una buena higiene es la mejor manera de prevenir problemas dentales.

 

Con mala herencia, es muy importante cumplir con todas las medidas preventivas. Una visita sistemática al dentista. (una vez cada seis meses) Esto minimiza la probabilidad de desarrollar patologías de los dientes y las encías. Además, le permite identificar la enfermedad en una etapa temprana de su desarrollo. 

En Roig Espona nos gusta cuidar de tu sonrisa e informarte sobre temas preventivos. ¡Visítanos!

 

08 Feb, 2022

Cáncer oral: Síntomas y causas

Aproximadamente 50.000 personas son diagnosticadas con cáncer oral y orofaríngeo cada año en los EE.UU. según la Sociedad Estadounidense del Cáncer. Este cáncer oral mata a una persona cada hora… Leer más