Children

No es ninguna sorpresa que la mayoría de niños odian las visitas al dentista. Puede ser una experiencia imponente, sobre todo cuando tienen caries.

¿Cómo puedes ayudar a los pequeños de la casa a mantener una buena higiene bucal?

Si ya les has enseñado lo básico del cepillado, ¡felicidades! No sólo les has enseñado algo importante para la salud bucal, sino para la salud en general. Estos hábitos afectarán muy positivamente a su desarrollo. Por otro lado, el cepillado no es lo único que puede mantener las caries a raya. Es también muy importante asegurarte de que coman alimentos inocuos para los dientes. En este post te mostramos algunos alimentos de los que es mejor alejarse, ¡y no solo dulces!

Bebidas azucaradas
Este es el primer alimento que hay que abandonar. Los refrescos carbonatados pueden dañar dientes y encías, aunque sean sin azúcar. Siguen siendo ácidos, por lo que son muy perjudiciales para la sonrisa de tus hijos. Agua y leche baja en grasa siguen siendo las opciones más sanas, mientras que se recomienda tomar cualquier otra bebida con moderación.

Cítricos
Igual que las bebidas ácidas, las frutas cítricas pueden desgastar el esmalte de los dientes con el tiempo. Algunos ejemplos son la naranja, el pomelo y el limón. ¡Cuidado con los zumos de estas frutas también! Aunque son una buena fuente de vitamina C, muchos contienen mucho ácido usado como conservante.

Dulces masticables
Los dulces son la causa más común de caries en niños. Todos sabemos que mucha azúcar es perjudicial para los dientes, pero tenemos que tener especial cuidado con dulces masticables como gominolas, piruletas y caramelos. Suelen quedarse atascados en hendiduras dentales durante mucho tiempo, y su consecuencia más frecuente son las caries.

Almidones
Pasta, pan, patatas fritas y otros alimentos hechos a base de harina blanca también pueden ocasionar caries. En la boca, estos almidones se descomponen en azúcares simples si se dejan reposar, así que es clave ingerirlos con moderación. Una alternativa es consumir opciones hechas con harina de trigo.

Hielo
Mucha gente cree que masticar hielo es bueno para los dientes. Después de todo, es solo agua, ¿no? Lo que no saben es que masticar una sustancia fría y dura hace que los dientes se vuelvan muy vulnerables. Esta práctica aumenta las posibilidades de deterioro del esmalte o dientes agrietados.

Tener esta información en mente hará cambios significativos en la salud bucodental de tus hijos. Puedes considerar sustituir estos alimentos perjudiciales por otros como frutas y verduras ricas en fibra y frutos secos.