Blog

Las enfermedades periodontales son las más comunes entre las personas mayores de 30 años y normalmente aparecen al reunir una serie de condiciones, como por ejemplo que la persona sea propensa a este tipo de enfermedades, factores genéticos y por supuestos hábitos de higiene bucodental.

Esta condición que afecta principalmente a la salud de las encías, tiene dos etapas:

  1. Su etapa inicial es la que conocemos como gingivitis, en este punto basta con concertar una cita al odontólogo para realizar un diagnóstico y una limpieza de encías que permita retirar el sarro acumulado.
  2. Su segunda etapa es la periodontitis, que a diferencia de la gingivitis sí tiene consecuencias más severas, ya que si no se llegase de tratar la enfermedad, a la larga el sarro comenzaría a debilitar la raíz de los dientes, pudiendo provocar su pérdida.

¿A qué se debe la aparición de la periodontitis?

Normalmente la aparición de la periodontitis se produce por una higiene dental insuficiente que trae como consecuencia la acumulación excesiva de placa y sarro en los dientes. Este sarro a su vez acumula bacterias que producen la periodontitis, pero la falta de higiene no es el único factor que conduce a la periodontitis.

En muchas ocasiones aunque la persona lleve una higiene dental ejemplar pero que sea genéticamente propensa a padecer este tipo de enfermedad, o por ejemplo, las personas que usan ortodoncia también son muy propensas a padecer gingivitis o periodontitis durante la duración de dicho tratamiento; en este caso se recomienda realizar limpiezas dentales profundas durante y al finalizar el tratamiento de ortodoncia.

¿Se puede contagiar la periodontitis?

Existe el mito del contagio de la periodontitis, una creencia que afirma que en las parejas se intercambian a través de los besos las bacterias que provocan las enfermedades periodontales, pero esto es solo media verdad.

Si bien es cierto que a través de los besos se intercambian bacterias, también es cierto que para que dichas bacterias acaben por desencadenar la enfermedad en la persona sana, ésta debe tener una alta predisposición a desarrollarla.

Por lo tanto podríamos concluir que la creencia de que la periodontitis es contagiosa es parcialmente cierto, ya que si la persona sana no es propensa a padecer este tipo de enfermedades y además tiene una higiene dental correcta, entonces no terminará por desarrolarla.

Soluciones para la periodontitis

En su fase inicial, la gingivitis, basta con hacer una limpieza dental y posteriormente continuar con una notable mejora en los hábitos de higiene para evitar la nueva acumulación de placa y sarro en los dientes.

Por otro lado, si la gingivitis no se cuida lo suficiente y se permite que llegue a evolucionar en una periodontitis, entonces el tratamiento tendrá que ser un poco más severo, y en algunos casos las consecuencias incluso son irreversibles.

Debido a que la periodontitis hace que la placa y el sarro penetren en la estructura de soporte del diente, se debe realizar al paciente lo que se conoce como raspado indoloro de encias.

Con este tratamiento, más intenso, se retira el sarro acumulado debajo de las encías, y solo si su dentista lo considera pertinente puede le recete antibióticos para continuar eliminando las bacterias.

Visita tu Clínica Dentes más cercana y deja que uno de nuestros dentistas especialistas en periodoncia en Barcelona te realice una evaluación y diagnóstico para ofrecerte la solución más rápida y confiable.