Blog

 

En Dentes, tu clínica dental en Barcelona, nos preocupamos por tu salud dental y queremos que siempre estés en las mejores condiciones, aunque a veces sea difícil reconocer que algún problema de salud esté relacionado con nuestros dientes. Es por ello que hoy queremos hablaros de cómo distinguir cuando se tiene un problema en la articulación témporo-mandibular (ATM). ¿Sufre dolores de cabeza? ¿Se cansa al masticar alimentos duros? ¿Le cruje la mandíbula al abrir la boca o al comer? ¿Ha notado últimamente molestias inespecíficas en la zona de la cara o el cuello? ¿Tiene  sensibilidad en los dientes? ¿Nota los dientes desgastados? Si ha respondido afirmativamente a más de una de estas preguntas, es probable que sus ATM’s estén dando señales de que algo no funciona correctamente. La ATM es una articulación bilateral (izquierda y derecha) que une la mandíbula al cráneo, se encuentra situada delante del oído y en sus movimientos se ven implicados músculos y ligamentos, entre otras estructuras. Interpuesto entre los dos huesos que forman la articulación hay un disco o menisco que actúa como amortiguador y facilita el desplazamiento. Rodeando la articulación hay una cápsula. La ATM es la única articulación móvil que tenemos en el cráneo y su sobrecarga puede producir signos y síntomas al igual que el resto de articulaciones,  como por ejemplo, las rodillas. Los signos y síntomas principales son:

1. Dolor. Puede ser articular y/o muscular.

El dolor articular es punzante y puede irradiar hacia arriba o hacia abajo. Suele confundirse con dolor de oído por la proximidad de las estructuras anatómicas. Por ello, muchas veces el paciente consulta al especialista en Otorrinolaringología, que suele descartar problemas en el oído. El dolor muscular suele abarcar una zona más amplia, el paciente lo señala usando la mano o incluso a veces puede dar la sensación de “llevar un casco que oprime la cabeza”. Las características del dolor muscular son variables, pasan de sensación de fatiga o agujetas a dolor intenso o incluso molestias al peinarse.

2. Ruidos. Se describen como crujidos, chasquidos, clicks, etc. El paciente puede notarlos  al realizar movimientos mandibulares tales como:

    • abrir
    •  cerrar
    • mover de lado a lado la mandíbula
    • bostezar

El volumen puede ser tan bajo que sólo lo advierte el paciente  o tan alto que lo oyen los que están a su alrededor,  llegando en contadas ocasiones al extremo de evitar  comer en compañía por no molestar con sus ruidos.

3. Alteración en los movimientos mandibulares como por ejemplo:

    • abrir y/o cerrar desviando
    • no poder abrir
    • no poder cerrar
    • quedarse “encajado” al bostezar o realizar una apertura máxima

Esperamos que la información de este post les haya sido de utilidad y si tienen alguna duda o desean consultar acerca de la salud de sus ATM’s, no duden en contactar con nuestro centro. Dentes, tu clínica dental en Barcelona, siempre está a su disposición para ofrecerle los mejores servicios a un precio competente.

 

05 Nov, 2015

Carillas de cerámica

Las carillas de cerámica son un tratamiento muy fiable que permite lograr unos resultados extraordinarios desde el punto de vista estético. Su uso lo inició el Dr. Pincus, hace ya… Leer más