Blog

Una de las razones más comunes por la que alguna vez has visitado el dentista es por la de colocarnos algún implante dental. Es una función estética que sirve para que no solo nuestra sonrisa se vea bonita y completa, sino que también son funcionales, manteniendo así una buena mordida y una buena salud bucal. 

Además, está científicamente demostrado que entre un 95% y 98% de los implantes dentales tienen excelentes resultados. Por eso, no te puede perder todo lo que te vamos a explicar sobre éstos, ¡sigue leyendo!

¿Qué es un implante dental? 

Perder un pieza dental  puede es un revés golpe psicológico severo y es cuando el implante dental se convierte en una buena opción para todas aquellas personas que tienen dientes ausentes o que teman perder sus dientes, o dentaduras desgastadas, los implantes dentales, ya que ofrecen una alternativa permanente y constituyen un método altamente predecible para restaurar aquellos dientes en mal estado o perdidos.

Por tanto, un implante dental es únicamente una “raíz” artificial hecha de titanio que se coloca en el hueso de los maxilares para soportar uno o varios dientes postizos en forma de corona (para un diente solamente) o un puente (varios dientes y/o implantes). 

Con los implantes dentales se pueden restaurar desde 1 o varios dientes hasta la boca completa, proporcionando una restauración altamente predecible que preservará y fortalecerá el hueso, con un aspecto totalmente natural. Tras este proceso, se obtendrán unos dientes estables y seguros.

Tipos de implantes dentales 

Podemos encontrar varios tipos de implantes dentales, compuestos también de un material u otro. 

Los implantes endo-óseos cilíndricos son una superfície no roscada que tienen perforaciones con el fin que el hueso se desarrolle en su interior y se fije por retención mecánica. También pueden ser roscadas (tienen aspecto de tornillo), con lo que se consigue aumentar el área de contacto del implante con el hueso.

También encontramos los implantes de lámina. Estos dan muy buenos resultados cuando se trata de reemplazar un incisivo central a nivel del maxilar superior, cuando el hueso es bastante ancho y profundo. A nivel del maxilar inferior, el hueso suele ser bastante débil, por lo que se recomienda prudencia. La ventaja de la lámina, cuando todo es favorable, es que evita una segunda intervención y se puede terminar en una sola sesión.

Respecto a los implantes de cresta delgada, su empleo es mucho más fácil porque no presenta ningún peligro, y la instrumentación es de las más reducidas. Además, el pilar donde se fija la prótesis, tiene a la vez condiciones que favorecen a una ortodoxia odontológica perfecta, con el empleo riguroso del sellado sin ninguna resina.

Implantes según su forma de colocación

Los implantes dentales se dividen en función de su forma de colocación. Podemos encontrar implantes de dos tipos:

  • Implante dental de carga inmediata: en este caso no se tendrá que abrir la encía para insertar el implante. Lo que se hará es colocarlo y fijar la corona en el mismo tiempo. Para eso, eso sí, es necesario que haya una buena cantidad de hueso. 
  • Implante dental en dos fases: la primera fase es la colocación del implante dental para introducirlo y que se integre en el hueso. Pasado entre 3 y 6 meses, en función de cómo actúe, colocaremos el pilar y la corona.

Material de los implantes dentales

Actualmente se utilizan dos tipos de implantes dentales que responden a dos materiales distintos. Entre ellos encontramos el titanio y el zirconio: 

  • Implantes dentales de zirconio. Es un material cerámico de color blanco muy similar a las piezas dentales originales, de extrema dureza y resistencia, que ya se utilizaban para la fabricación de brackets, es decir, para colocar una endodoncia y la confección de puentes y coronas dentales. 

Este material lo que hace es evitar la formación de placa bacteriana a su alrededor, resistiendo la corrosión de los ácidos y manteniéndose en buen estado independientemente de la temperatura.  

Además, se ha observado que el nivel óseo alrededor de estos implantes se ha mantenido intacto con el paso del tiempo, lo cual ofrece menos posibilidades de que produzcan infecciones fruto de la acumulación de bacterias subgingivales.

  • Implantes dentales de titanio. Este es el material más utilizado tradicionalmente para los implantes dentales. Se trata de un metal de acero, pero más ligero y fácilmente moldeable y de una extrema dureza. Gracias a su alta biocompatibilidad hace que el organismo difícilmente lo rechace.

El mantenimiento de tu salud bucal

Para poder llevar una buena higiene de tu salud bucal, y más aún con implantes dentales, es muy importante tener estas acciones muy presentes en tu día a día: 

  • Evitar las bebidas azucaradas.
  • Dejar el hábito del tabaco y evitar las bebidas alcohólicas de manera frecuente.
  • Tener un uso diario del hilo dental y enjuague.
  • Realizar un cepillado correcto al menos tres veces al día.
  • Pedir cita en tu clínica dental dos veces al año para realizarte una limpieza dental.

Igualmente, hay que ser muy precavido para poder evitar cualquier intervención que pueda perjudicar tu salud bucal. Por eso, te recomendamos que te leas nuestro artículo sobre la endodoncia

Sin embargo, si empiezas a ver que necesitas realizarte cualquier implante dental, no dudes en pedir cita en nuestra clínica dental de Barcelona, para que un especialista en tratamientos dentales te asesore sobre tu diagnóstico.

¡Te esperamos!

 

20 Sep, 2019

¿Cómo curar un herpes labial?

Los herpes labiales, también conocidos como herpes oral, son una de las infecciones de la boca más comunes en las personas. Suelen aparecer tras periodos de fiebre o resfriados a… Leer más
02 Mar, 2018

El estrés infantil y su salud dental

Según sitúa la Sociedad Española de Estudios de Ansiedad y Estrés, en los últimos años los casos de estrés infantil han aumentado en gran número. De hecho, cuantifican que un… Leer más