Blog

Tener una mala mordida dental o un mal posicionamiento de los dientes no solo repercute en la parte estética de nuestra sonrisa, sino que puede conllevar molestos dolores y varias enfermedades dentales.

Como consecuencia de esta malformación dental, ésta puede dificultar el acceso del cepillo de dientes durante el cepillado que realizamos en nuestra rutina de higiene dental y debido a una mala limpieza ocasionarnos caries, desgaste del esmalte, periodontitis y demás enfermedades dentales.

Además de estas enfermedades bucodentales, la mordida errónea puede provocarnos dolores de cabeza y cuello, cansancio, problemas auditivos además de dolor al masticar alimentos.

5 tipos de mordidas dentales

Protrusión dental

Este tipo de mordida dental se ocasiona cuando los dientes inferiores están muy por detrás de los frontales. Este tipo de malposición es causada por un desequilibrio esquelético de la mandíbula inferior y superior. A parte del problema estético, la protrusión dental produce deformaciones de la cara e incapacidad de cerrar los labios. Otras consecuencias negativas que ocasiona la protrusión dental son:

  • Problemas funcionales o mala oclusión. Los dientes desarrollan un funcionamiento, tanto las piezas frontales como molares no logran ejecutar correctamente la función del masticado, ya que no encuentran la presión necesaria. Esto puede provocar grandes dificultades al paciente a la hora de ingerir ciertos alimentos.
  • Riesgo de fractura de los incisivos superiores.
  • Alto riesgo de padecer enfermedades periodontales debido a la acumulación excesiva de placa y sarro.

Tratamiento para su corrección:

Afortunadamente la protrusión dental es una de las tantas condiciones que se pueden corregir a través de un tratamiento de ortodoncia. Dependiendo de la condición de cada paciente el tratamiento de ortodoncia puede variar entre unos 12 y 18 meses; los casos más graves podrían llegar a superar esos 18 meses de tratamiento.

Sobremordida

Esta es una de las condiciones más comunes entre los pacientes con mala mordida. Es un tipo de maloclusión que se produce cuando el maxilar superior se superpone en exceso con el maxilar inferior, algunas veces llegando a tapar por completo los dientes inferiores. En cuanto a la clasificación de tipos de maloclusión, la sobremordida sería de clase II.

Aunque es casi imperceptible a nivel estético, puede llegar a causar problemas de masticación y funcionalidad, caries, problemas periodontales, apiñamiento y a la larga desgaste de las piezas dentales bruxismo.

Tratamiento para su corrección:

Aunque lo más común es corregir la sobremordida con un correcto tratamiento de ortodoncia en Barcelona, pero en algunos casos puede que la condición del paciente sea más complicada y la causa de dicha maloclusión sea esquelética, es decir, que necesite lo que se conoce como “Cirugía ortognática” la cual solo se practica en adultos y permite corregir la posición de los huesos maxilares.

En estos casos los huesos maxilares han llegado a desarrollar una mala posición precisamente por no corregir el problema de la sobremordida durante la infancia. En la mayoría de los pacientes que necesitan corregir la posición de los huesos maxilares, se necesita combinar la cirugía con el tratamiento de ortodoncia, de esta forma se asegura un resultado exitoso para el paciente.

Prognatismo mandibular

Es lo opuesto a la sobremordida, se conoce como desplazamiento de la mandíbula o maxilar inferior hacia adelante quedando superpuesto por encima de los dientes superiores y causando una desalineación dental.

Esta condición puede estar relacionada a patologías hereditarias o pérdida prematura de las muelas de leche.

Tratamiento para su corrección:

El tratamiento para este problema suele ser la cirugía ortognática, aunque antes de llegar a dicho diagnóstico el especialista en cirugía maxilofacial deberá evaluar correctamente al paciente para determinar si solo necesita cirugía o combinar dicho procedimiento con un tratamiento final de ortodoncia y protesis o implantes (en caso de pérdida de algunas piezas dentales).

La cirugía ortognática es una intervención quirúrgica que se realiza para corregir las deformidades dento-cráneo-maxilofaciales y lograr el equilibrio perfecto entre todos los rasgos faciales del paciente. Antes de realizar la intervención se somete al paciente a una exhaustiva evaluación de su mandíbula, maxilar, huesos cigomáticos, nariz, regiones orbitarias, dientes y todos los tejidos blandos.

Mordida Abierta  

Esta malposición se genera cuando la arcada superior e inferior no llegan a tocarse. Existen tres tipo de mordidas abiertas:

  • Mordida abierta anterior, cuando los incisivos no se tocan entre sí.
  • Mordida abierta posterior, cuando no existe contacto entre los molares.
  • Mordida abierta completa, cuando solo existe contacto con los últimos molares.

Tratamiento para su corrección:

Cuando se trata de pacientes muy jóvenes, es decir niños aún en etapa de crecimiento, la solución menos invasiva y más práctica es la ortodoncia interceptiva, la cual consiste en utilizar un expansor que permite modificar los tejidos blandos y arcada superior, logrando ampliar éste hasta conseguir corregir la mordida.

Mordida Cruzada

Se trata de un tipo de mordida con una anomalía casi imperceptible pero a la que debemos prestar igualmente mucha atención para no tener mayores problemas en el futuro.

Consiste en el desgaste de los dientes como consecuencia del paso de los años y puede derivar en la pérdida de las piezas dentales sino se toman las medidas adecuadas, además de causar daño en las encías. En algunos casos la mordida cruzada sólo se presenta de un lado de la boca, provocando así alteraciones en el crecimiento de la mandíbula que derivan en asimetrías faciales extremas y dolores en la articulación bucal.  

Tratamiento para su corrección:

Para corregir la mordida cruzada existen diferentes formas de hacerlo, pero todas de manera similar a las ya mencionadas anteriormente, la diferencia radica en la edad en la que se detecte esta condición.

En el caso de los niños, la forma de corregirla es muy similar al tratamiento de corrección de la mordida abierta, simplemente se busca guiar el crecimiento de los dientes con lo que se conoce como disyuntor McNamara o de dos bandas. En el caso de los adolescentes y adultos, cuando el hueso ha finalizado su proceso de desarrollo y ya no se puede moldear durante su crecimiento se evalúa la opción de ortodoncia fija o removible.

Solo en los casos más extremos se podrá recurrir nuevamente a la cirugía ortognática combinada con tratamiento de ortodoncia.

Si tienes alguna de estas mordidas y buscas especialistas en la salud dental para un tratamiento de ortodoncia en Barcelona una férula de descarga no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica dental.

Y recuerda, debes acudir al menos dos veces al año a tu dentista de confianza en Barcelona para realizarte limpiezas dentales para garantizar una boca sana y longeva.

11 Oct, 2019

¿Qué es la restauración dental?

Gracias a la restauración dental los especialistas de este sector pueden recuperar la estructura y la anatomía de dientes dañados mediante la aplicación de técnicas y materiales específicos tal fin.… Leer más
Pide Cita